Avisar de contenido inadecuado

Kenosis

{
}

 la KENOSIS

Humillación voluntaria de Jesús al hacerse hombre y dejar, aparentemente, su condición divina para asumir la humana.
   El término es de S. Pablo en la carta a los Filipenses: 21. 5-11: "Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús, el cual, como existiera en forma de Dios, no creyó deber retener el ser igual a Dios, sino que se despojó a sí mismo, tomando la forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres. Y mientras en su exterior aparecía como hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble la rodilla de cuantos habitan en los cielos, en la tierra y en los infiernos y toda lengua confiese: Señor es Jesucristo para gloria de Dios Padre".

   1. Mensaje bíblico

   Los elementos de esta profunda y misteriosa realidad teológica parecen centrarse en tres aspectos que siempre la Teología y la Liturgia cristianas han resaltado ante los ojos de los seguidores del crucificado.
   1. Cristo primero existía eternamente  "en forma" de Dios.
   2. Se humilló a sí mismo y tomó forma de siervo cuando se vino a la tierra.
   3. Luego Dios le exaltó sobre todas las criaturas por su obediencia.
   Esta triple realidad cristológica se presenta por parte de la Iglesia como síntesis de todo el mensaje en torno a la figura de Jesús.

   2. Jesús se humilló

   La "kenosis" es el punto de partida. La expresión "humillación" fue entendida por los antiguos exégetas en el sentido de la renuncia a su situación celeste y el descenso a su vida terrena. Esa interpretación intenta conjugar la inmutabilidad divina del Verbo eterno y la realidad de la encarnación.
   El descenso a la tierra, expresado con figuras y lenguajes humanos, no puede ser entendido en el sentido de abandonar su divinidad, lo cual es esencialmente impo­sible. Y ahí radica el misterio radical de Jesús hombre y del Verbo divino que en él se encarna y cuya Per­sona asume.
   Pero es conveniente tener en cuenta el lenguaje no filosófico del Apóstol San Pablo y la mezcla que hace de la metáfora y de la fantasía en este texto.
   Con todo, detrás de él existe la realidad misteriosa de la humanidad de Jesús. Se precisan lenguajes asequibles para expresarla. Se asume que el misterio de la kenosis implica un acercamiento de Dios a los hombres y es aquí donde está lo más importante de la enseñanza del Apóstol Pablo.
   Por otra parte no se puede hablar propiamente de Dios, como si tuviera una "forma" que puede variar. Dios es inmutable y, desde luego, inabarcable en formas imaginadas, razonadas o incluso espiritualizadas.
   Pero, si desde Dios los cambios y las humillaciones no son posibles, desde nuestro lenguaje limitado sí podemos asociar la encarnación y la redención con un "rebajamiento" del Verbo a la categoría humana, para que los hombres subiéramos a la categoría divina.
   Los exégetas han identificado la ex­presión "forma de Dios" con la idea de su gloria y de su majestad, que son destellos de la esencia divina. La expresión "existiendo en forma de Dios" indica que Jesús era igual a Dios, que era Dios, y que se hace igual a los hombres, que es hombre. La expresión "no tuvo como rapiña ser igual a Dios", indica que lo era, no que se lo atribuía. Y la expresión "se despojó a sí mismo", alude a que se encarnó en un hombre por su voluntad divina.

 Jesús es la persona de mayor influencia en la historia humana. Mucho se ha escrito de El, pero la fuente de información primaria y más confiable es la sagrada Escritura. Según los datos de los Evangelios, nació en Belén de Judea. La fecha probable es entre el año 7 y el 4 a.C., ya que ocurrió antes de la muerte de Herodes el grande. Creció en Nazaret de Galilea. Cuando tenía alrededor de 30 años (Luc 3:1) fue bautizado por Juan el Bautista. Llamó a doce discípulos y durante algo más de tres años predicó la venida del Reino de Dios, realizando muchos milagros que demostraban que El era quien decía ser, el Mesías o Ungido de Dios. Traicionado por uno de sus discípulos, fue acusado falsamente de blasfemia y crucificado durante el tiempo que Poncio Pilatos era procurador de Judea. Resucitó al tercer día, y se presentó a Sus discipulos, instruyéndoles por 40 días sobre el reino de Dios y las Escrituras, y encomendándoles predicar el Evangelio por toda la tierra. Luego de esto, ascendió a los cielos, desde donde ha de volver para juzgar a vivos y a muertos (Mat 28:16-20; Hech 1:1-11). La Biblia trata de Jesús (Luc. 24:27,44; Juan 5:39; Heb. 10:7). Los profetas profetizaron acerca de El (Hech. 10:43). Juan el Bautista dio testimonio de El (Juan 1:26). El Padre dio testimonio de El (Juan 5:37, 8:18). El Espíritu Santo dio testimonio de El (Juan 15:26). Las obras que Jesús realizó dieron testimonio de El (Juan 5:36, 10:25). Las multitudes dieron testimonio de El (Juan 12:17). Sus discípulos dieron testimonio de El (Hech. 5: 31; Apoc. 1:2).Y, finalmente, Jesús dio testimonio de Sí mismo (Juan 14:6, 18:6). Jesús es Dios en la carne (Juan 1:1, 14). El es plenamente Dios y plenamente hombre (Col. 2:9); por tanto, tiene dos naturalezas: la de Dios y la de hombre. No es mitad Dios y mitad hombre. Jesús es 100 % Dios y 100 % hombre. Nunca perdió Su divinidad. Existió siempre en forma de Dios y, cuando se hizo hombre, añadió a Sí la naturaleza humana(1) (Fil. 2:5-11). Por tanto, en Jesucristo se halla la "unión en una persona de una plena naturaleza humana y una plena naturaleza divina".(2) Ahora mismo en el cielo hay un hombre, Jes{us, que es el Mediador entre Dios el Padre y nosotros (1 Tim. 2:5). El es nuestro Abogado ante el Padre (1 Juan 2:1). El es nuestro Salvador (Tito 2:13). El es nuestro Señor (Rom. 10:9-10). Jesús no es, como enseñan ciertas sectas, un ángel que se tornó humano (Testigos de Jehová), o el hermano bueno de Satanás (Mormonismo). Es completamente Dios y completamente hombre, el Creador, el Redentor. El es Jesús, el Cristo de Dios.

{
}
{
}

Comentarios Kenosis

hola Dios les bendiga quisiera saber de adonde son ustedes gracias
jhony palomà jhony palomà 02/11/2011 a las 17:07

Deja tu comentario Kenosis

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre